A J Alvarez le gusta leer historias del narcotráfico

1088

El tema del narcotráfico le atrae. Le gusta leer sobre historias del bajo mundo o ver series como El patrón del mal, que resume la vida del máximo traficante de Colombia, Pablo Escobar.

Ese nombre le trajo problemas el año pasado cuando llevó una camisa que exhibía el apellido Escobar en la Feria de las Flores en Medellín. Su acción, presuntamente inocente, provocó la indignación del alcalde de la ciudad y de los colombianos.

J. Álvarez se disculpó, pero el tema sigue llamando su atención.

Tanto, que en su más reciente vídeo musical, Esa boquita, se adentró en ese mundo convertido en un narcotraficante con el objetivo de conquistar a una mujer, quien es parte de las autoridades policiales.

Todo es parte de una historia, dijo ayer protegido por sus gafas oscuras. Son imágenes donde corren las armas, la drogas, el dinero… y luego la prisión. El vídeo fue grabado en la ciudad de Miami por Ulysses Terrero.

“Es un personaje, no es que sea mi vida real, pero sí de ella lo es porque es detective y así es que pude llamar la atención de ella para poder conquistarla, y al final del vídeo, pues me la llevé gracias a que hice un aguaje de ser narcotraficante”, expuso Javid Álvarez, nombre de pila, sobre el contenido audiovisual, que poco tiene que ver con la picardía de la letra escrita por el propio intérprete en colaboración con Elliot Feliciano y Sheeno “El Sensei”.

El doble mensaje que plantea el vídeo no es algo que parezca tener mucha importancia para el reguetonero, porque “al final del día uno es libre de hacer lo que uno quiera”, afirmó, y contrario a otros de sus vídeos, con éste no pretendía llevar un mensaje más allá de establecer al final que todo era una farsa.

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN PRIMERA HORA