Vico C había afirmado hace unos meses que mientras se grababa ciertas escenas, le costó mucho no llorar al recordar esos momentos que vivió durante su carrera, los buenos y los malos, que a fin de cuenta es lo que transformó al artista.

“Supera la expectativas de cualquier trabajo anterior de Transfor Ortiz. Entre la nostalgia de la música, inspiradora y perspicaz emocionalmente, logra narrar dignamente el trasfondo musical, los tropiezos vividos y el resurgir de una las figuras más influyentes de nuestra música urbana puertorriqueña, la leyenda, el gran Vico C”